lunes, 13 de septiembre de 2010

De cuando conocí a la muerte


Cuando tenía 8 años estaba en 3ro de primaria. Me sentaba en la primera fila de la izquierda en el 3er pupitre, detrás mío se sentaba un niño llamado Erick. Recuerdo que era muy tranquilo, casí no hablaba, era muy asustadizo. Un día la profe lo llamo al pizarrón para que haga una suma, pero él no se levanto, me di la vuelta y le dije que lo estaban llamando, se me quedo mirando y no hablo, ni se movio. Todos nos quedamos asustados, llamaron al médico del colegio y se lo llevaron. Eso debio pasar un miércoles, el fin de semana todos para nuestra casa. El lunes volvimos, y grande fue mi sorpresa cuando dieron el comunicado en todo el colegio, Erick había muerto ese fin de semana. Hasta ese entonces yo no sabía lo que era la muerte, es decir como tomarlo, que significaba? que pasaría luego?, como reaccionar?? nadie dijo nada, más sin embargo a su mejor amigo lo ví llorando a mares, y muchos más. Pero aún no entendía bien lo que significaba la muerte. Volvimos a nuestro salón, a pasar clases normal. Detrás mío el asiento vacío de Erick.

Llegue a casa ese día, le conte a mis padres lo sucedido. Ellos siempre estuvieron muy ocupados y preocupados por su trabajo, siempre tenían tantas responsabilidades, y cuando se los conte lo único que me preguntaron fue de que había muerto, yo no sabía. Y el tema quedó ahí. No me explicaron más. Creo que ese momento asimile que la muerte debía pasar así sin pena ni gloria. Por eso nunca sé que decir cuando alguien fallece, o no lloro a primera instancia. Con el tiempo y la experiencia he aprendido otras cosas, pero me mantengo en esa línea fría, no soy insensible, solo que aprendí a serle indiferente.

La muerte, así la conocí. Quien me iba a decir que tenía que lidiar con ella en mi profesión. No sé cuantas veces hemos peleado contra ella. A cuantos se los llevo, y a cuantos se la quitamos de sus manos. Algún día vendrá por mí, o por algún ser querido y ahí otra vez la veré. No la puedo odiar, ese es su trabajo. Solo sé que viene sin ninguna explicación, en el momento que menos se lo espera, y hace su trabajo en formas silentes. La muerte es puntual.

Años después hablamos de Erick con algunos compañeros de curso, y ahí salio de que murió. Él tenía leucemia, entro en shock y murió.

7 comentarios:

  1. Casi siempre nos sorprendemos cuando la señora de la guadaña hace su trabajo, pero es la meta de nuestra vida, el punto y final.
    Las pocas veces que he asistido a duelos y "entierros casi siempre consuelo al amigo o al conocido con la misma frase: Para morirse solo hay que estar vivo".


    Saludos canarios

    ResponderEliminar
  2. Cuando mi abuelito fallecio recuerdo sentirme a gusto, no entendia lo que era la muerte y solo pense en que ya no iba a tener a mi abuelo pidiendome hacer quehaceres que no deseaba realizar.

    Aun a la fecha no se si realmente me dio gusto o mis sonrisas eran de nervios.

    Me gustò este post gemela!

    ResponderEliminar
  3. Cuando sucede una muerte de pequeños en nuestro entorno nos deja marcados toda la vida y no entendemos porqué sucede, tal vez nunca llegamos a entenderla por eso mejor es acostumbrarse a ella para que cuando llegue ya no nos asuste.


    saludos.

    ResponderEliminar
  4. ufff la muerte, compañera que tenemos desde el momento que nacemos, lo unico seguro que tenemos en esta vida es la muerte, todos iremos a bailar nuestro ultimo vals en sus brazos frios y aterciopleados, mientras bailamos nos susurra al oido cosas gratas, nos tranquiliza, nos dice que no debemos tener miedo, solo es un cambio de estuche, no significa el final su presencia, sino que solo es el inicio de algo mas hermoso, la muerte compañera de vida, solo hace su trabajo, ya quel que tiene una vida grata y que hizo el bien, la muerte baila feliz contigo por tu buen pasar...

    ResponderEliminar
  5. Hola!!!! Bueno, curiosidades de la vida y es que éste es el segundo post sobre la muerte que leo hoy.
    Bastante duro lo que te ocurrio de niña pero siempre hay un primer momento para todo, incluso para conocer a la muerte o saber de su existencia. No hay que obviarla pero sí entenderla como un tránsito en la vida... algo difícil pues la huímos y no la queremos cerca. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  6. * contramipersona --> uy muy buena la frase... solo que en esos momentos muchos las escuchan pero no las piensan verdad??

    * Fer --> no lo veas así ... duro sería que yo me haya muerto sin saber que era la muerte

    * Indra --> la típica risa nerviosa... a quien no le ha dado... pero solo vos lo sabes... que bueno que te gusto gemelito..

    *Malque --> es que como se los lleva a estos angelitos... estan muy peques.. pero si así debe ser por algo será...

    * Carlos --> bien dicho carlitos... es solo la antesala de algo mejor...

    * Liova --> si ya ví el otro post... también ya le comente jee... pero bueno.. a la muerte no hay que esperarla, no más aceptarla cuando llega...

    Besos y abrazos lectores gracias por su comentarios que me alimentan día a día.. nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar

Piensalo y liberalo aquí...